¿Cómo será la filosofía en el aula del S.XXI?

Para poner en marcha una mínima muestra de cómo podemos hacer práctica de la filosofía en el aula tendríamos que despejar muchos asuntos; de como se encuentra la educación-enseñanza en los momentos actuales, del debate eterno sobre lo memorístico contra la creatividad, el clima en el aula para poder crear condiciones de aprendizaje, el papel del profesor, aprender a pensar o aprender a filosofar. Muchas cuestiones que poco a poco iré dando alguna pincelada de mi visión sobre estos temas. 

En una conversación de pasillo por la facultad de filosofía, un profesor ayudante del departamento de filosofía le comenta a un profesor de instituto de secundaria que, el nivel académico de los alumnos que ingresan en la facultad están faltos de todo, de conocimiento en materias comunes, pero sobre todo de conocimiento filosófico. El joven profesor de universidad parece esperar una explicación por parte del veterano profesor de filosofía, pero este tan solo le contesta con una pregunta; ¿qué se espera de ellos, que sepan filosofía o que aprendan a filosofar?

Esto no es algo nuevo, el debate se abrió quizás con Protágoras, pero en este panorama de lo que vienen a llamarse la “posmodernidad” cobra especial relevancia. podemos interpretar ciertos datos que no presagian buenos tiempos para la tan preciada disciplina reina, la Filosofía. Por ejemplo, un reciente estudio del Instituto Nacional de Estadística (INE) y de la Agencia Española del ISBN, dependiente del Ministerio de Educación y Deporte, aseguran que la publicación de libros de filosofía se ha reducido en un 60% en los últimos siete años. Es también destacable que unas jornadas promovidas por una universidad estatal con el título de “Una educación para el siglo XXI, una mirada desde las ciencias y las artes”, en su programa, no aparezca* ninguna ponencia que esté directamente relacionada con la filosofía. No creo que sea una cuestión de “culpables”, más bien pienso que se trata de un sesgo dentro del propio imaginario epistemológico; filosofía sí, pero aporta poco para desenvolvernos en el día a día, por lo tanto, poco importa dónde quedan aquellos planes de estudios donde las categorías aristotélicas y las kantianas eran inexcusable para cualquier estudiante. Eso sí, podían memorizar el tema, escupirlo al examen y después si te he visto no me acuerdo, de aquellos polvos, estos lodos.

Aun así, con este panorama se sigue hablando enérgicamente sobre la importancia del pensamiento crítico, de la validez de la acción de democracia, de la creatividad como mecanismo para conseguir una ciudadanía consciente y preparada para los cambios, de la importancia del diálogo en los procesos de construcción e interpretación de significados colectivos, intersubjetivos, de un sujeto autónomo capaz de moverse en esta realidad y muchos otros conceptos, modos, categorías, enunciados, que están directamente relacionados con la epistemología, la hermenéutica, la estética, en definitiva con la Filosofía.

Se cumple el título without philosophy con estas jornadas que al mismo tiempo llevan consigo un planteamiento reflexivo que sin duda es filosófico. En cualquier caso disfrutaremos de los ponentes y de todo lo que puedan transmitir a viejos, nuevos y futuros docentes.

 ________________________________

*En rigor, las jornadas del año 2018 si contienen en su programa diferentes ponencias donde la filosofía es el tema explícito, además, lLa conferencia inaugural estuvo a cargo del decano de la facultad Antonio Campillo.

 

 

 

 


También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search