PERSPECTIVISMO, ¿UNA CUESTIÓN FENOMENOLÓGICA?

Preguntarnos por la Verdad e intentar comprender la realidad son cuestiones que en la actualidad están en pleno vigor. La discusión filosófica sobre la verdad y la realidad tienen ya un recorrido extenso con sus puntos de anclaje o referentes a lo largo de la historia de la filosofía. Con Ortega, filósofo comprometido con la transformación política, encontramos un planteamiento lúcido y fresco, con una propuesta que reivindica la necesidad de poner la verdad como finalidad en mundo manejado por el deseo incontrolable de la inmediatez.

Señala el autor en su texto que puede resultar extraño el concepto de “Espectador”. Puede parecer contradictorio para conseguir  aquello que requiere precisamente de una voluntad activa y práctica. Hay una necesidad de cambio en el hacer. El Espectador se desenvuelve en una necesaria reflexión para la acción política. Está presente, observa y medita sobre la importancia de orientarnos hacia la verdad, pero ¿cómo es posible la verdad en un mundo convulso, al amparo del pragmatismo y sometido a la tiranía de lo útil, sin buscar un fin esencial, alejado de toda teoría?

Para Ortega la cultura de nuestro tiempo se dota de hombres sin pretensiones de buscar veracidad, y es por esto la propuesta de una mirada desde fuera, un ejercicio metacognitivo que observe y analice como se instala la utilidad en nuestro hacer y por implicación la lógica de la mentira como fin resultante. El lugar de observación es privilegiado para el espectador porque vuelve a la reflexión y el análisis, y permite el movimiento sin miedo y el derecho a la verdad. Con “mirada suplicante de náufrago” se da cuenta Ortega de lo lejos que se encuentra de una persona veraz. Distante de encontrar semejante alma completa, como lo fueron los clásicos o también Leibniz por no quedar anclados en una suerte de romanticismo antiguo. Contemplar la vida, hacerse espectador no solo permite la reflexión, también nos hace cómplices de una realidad inequívoca, la vida es ante todo un continuo fluir.

Ortega se dota de una virtud poco practicable por la política de su tiempo, la humildad. La vida es mucho más diversa que la pura utilidad, es rica y múltiple en miradas, la vida es primero, porque la sentimos  y filosofar nos regala la primera evidencia, la universalización de la multiplicidad de puntos de vista que buscan dotarnos de sentido. Esta evidencia de la realidad es humilde en su planteamiento ya que requiere abrirse y admitir la vida con todas sus posibilidades. ¿Hay aquí verdad, o caemos en una suerte de relativismo? Cada hombre “tiene una misión de verdad”, además El Espectador será fiel a su punto de vista, a su perspectiva. Cada uno con la suya. En esto radica la poderosa propuesta de Ortega que sin caer en una suerte de relativismo, acaba mostrando la necesidad de Verdad, que no se encuentra en otro lugar que en la conciencia, que entiende la diferencia de percepciones que habitan el mundo. Esta realidad, la multiplicidad de percepciones se disponen a orquestar el verdadero cambio que estamos destinados y tenemos el deber de impulsar.

Un texto muy de actualidad ya que trae a discusión la necesidad de afrontar un reto que requiere de un sujeto fuerte y con voluntad para no acabar negando que asoman tiempos de cambio. La propuesta crítica de Ortega y Gasset reconcilia el problema clásico de la verdad con la filosofía, admitiendo a su vez la diversidad y pluralidad que forman y con-forman la realidad. Es por eso que su propuesta se torna experimental, desde la confianza, y recurriendo a Hegel, teniendo ante todo el valor de caer en la equivocación.

Mariano López Pinar. 2019


También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search