Aprendizaje Dialógico

          Muchas veces se ha escuchado que la parte práctica de la filosofía tiene que ver con un espacio propio de la ética o también con la filosofía política. Esto es indudable y se desarrolla toda una producción a partir de estas disciplinas, pero, la filosofía “práctica”, en el sentido de hacerla, crearla, vivirla, amplia el espacio de acción de la tradición filosófica académica. Solo con invertir los términos, se obtiene “práctica filosófica” y esto abre todo un campo de acción que va más allá de la labor de la Filosofía como Saber teórico y práctico. Uno de los aspectos principales de este ensayo es precisamente mostrar un principio que justifique desde una mirada pragmática el desarrollo de toda una serie de habilidades filosóficas para hacer de la filosofía práctica, una práctica filosófica. Como canal motivador, la experiencia y en concreto la “experiencia estética” y como posibilidad de aprendizaje la concreción en los modelos educativos basados en los aprendizajes por experiencia, dialógicos, cooperativos y de investigación.

        Esta tríada entre pragmatismo, estética y aprendizaje secuencia un proceso que comienza con la aportación teórica del pragmatismo y la estética pragmática, y culmina con práctica filosófica en el ámbito educativo. ¿Porqué la experiencia estética?, como veremos, el arte y la experiencia que produce permite pensar desde la libertad y la ausencia de dogmas. El arte es transformador, y provoca transformación, en cuanto a los modos de sentir y pensar, su estructura permite una mediación facilitadora para la creación, el análisis, la investigación y demanda de habilidades de pensamiento y reflexión filosófica. Provoca continuamente para ir mas allá de la pura percepción, hace filosofar y en definitiva permite adaptarnos de forma inteligente a la vida.

          Mantenemos la hipótesis de que el arte dentro de los procesos educativos se sitúa como una potente herramienta para enseñar a pensar desde un espacio libre de moralina, dogmas y adoctrinamientos. Esto es posible, como lo trata Mathew Lipman, debido a que se pone al sujeto como prioritario en su desarrollo para indagar las relaciones que existen en la materia bajo investigación.  Los aprendizajes cooperativos, basados en la experiencia y concretados en el diálogo y las comunidades de investigación, tienen que ver con la propuesta que hace la mal valorada filosofía pragmática. Este valor negativo está teniendo una tendencia a diluirse gracias a los cada vez más estudios que se realizan sobre esta corriente filosófica que tiene mucho que aportar en un futuro inmediato.

López, M. (2019) Reflexión y experiencia estética en John Dewey. 

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search