Estética

Muchas veces se escucha que la parte práctica de la filosofía tiene que ver con un espacio propio de la ética o también con la filosofía política. Esto es indudable y se desarrolla toda una producción a partir de estas disciplinas, pero, la filosofía “práctica”, en el sentido de hacerla, crearla, vivirla, amplia el espacio de acción de la tradición filosófica académica. Solo con invertir los términos, se obtiene “práctica filosófica” y esto abre todo un campo de acción que va más allá de la labor de la Filosofía como Saber teórico y práctico. Uno de los aspectos principales de este ensayo es precisamente mostrar un principio que justifique desde una mirada pragmática el desarrollo de toda una serie de habilidades filosóficas para hacer de la filosofía práctica, una práctica filosófica. Como canal motivador, la experiencia y en concreto la “experiencia estética” y como posibilidad de aprendizaje la concreción en los modelos educativos basados en los aprendizajes por experiencia, dialógicos, cooperativos y de investigación.

Esta tríada entre pragmatismo, estética y aprendizaje secuencia un proceso que comienza con la aportación teórica del pragmatismo y la estética pragmática, y culmina con práctica filosófica en el ámbito educativo. ¿Porqué la experiencia estética?, como veremos, el arte y la experiencia que produce permite pensar desde la libertad y la ausencia de dogmas. El arte es transformador, y provoca transformación, en cuanto a los modos de sentir y pensar, su estructura permite una mediación facilitadora para la creación, el análisis, la investigación y demanda de habilidades de pensamiento y reflexión filosófica. Provoca continuamente para ir mas allá de la pura percepción, hace filosofar y en definitiva permite adaptarnos de forma inteligente a la vida.

Mantenemos la hipótesis de que el arte dentro de los procesos educativos se sitúa como una potente herramienta para enseñar a pensar desde un espacio libre de moralina, dogmas y adoctrinamientos. Esto es posible, como lo trata Mathew Lipman, debido a que se pone al sujeto como prioritario en su desarrollo para indagar las relaciones que existen en la materia bajo investigación.  Los aprendizajes cooperativos, basados en la experiencia y concretados en el diálogo y las comunidades de investigación, tienen que ver con la propuesta que hace la mal valorada filosofía pragmática. Este valor negativo está teniendo una tendencia a diluirse gracias a los cada vez más estudios que se realizan sobre esta corriente filosófica que tiene mucho que aportar en un futuro inmediato.

López, M. (2019) Reflexión y experiencia estética en John Dewey.

Notas de investigación ¿para qué una teoría estética? :

I. Kant: Encontramos que el juicio estético kantiano se centra en las propiedades intelectualizadas o intelectualizables de la forma. Aquello de la “vivificación”, activar las facultades cognitivas. Lo que place por su forma.

Analíticos: Moore, Strawson, Hampshire. La estética pertenece exclusivamente al reino de la libertad ya que no tiene ninguna “función”, ni utilidad ni aporta solución a problemas.

  • La belleza, al igual que el bien tiene un valor puramente intrínseco “a la cosa”, un fin no instrumental en sí. Es algo que ni se entiende bien y se usa mal.
  • Con el arte no hay nada que hacer con el, tan solo la contemplación. Ni siquiera podemos hacer nada con aquellas reacciones que nos causan, tales como la emoción o el estupor.
  • Una obra de arte tiene gratuidad por lo que poco puede hacerse con ella.
  • El ideal y el paradigma del éxito humano es la ciencia.

Desde la filosofía analítica se intenta purificar el arte de toda funcionalidad. Para algunos filósofos pragmatistas como Richard Shusterman, la filosofía analítica ha intentado proteger al arte y a la teoría estética de todo utilitarismo.

John Dewey: El juicio estético se produce a partir de lo que gusta en la sensación, con intervención directa del motor emocional (esto sería una mancha para Kant). Dewey diferencia pero no opone los valores de intrínseco e instrumental.

  • La estética tiene un valor infungible. Para que algo tenga valor humano (valor humanista, no valor económico o de mercado) tiene que satisfacer las necesidades humanas. Considerando al ser humano interactuando con un mundo ambiente en movimiento. El arte tiene un valor intrínseco (es algo cerrado en sí mismo, que no es influido ni influye en nada externo a su propio ser), pero también es instrumental (Se ha creado a partir de procesos reflexivos de experiencia y provoca procesos reflexivos hacia nuevas experiencias). Estética epistémica.
  • Funcionalidad global del arte. Existe un primado cultural del arte y de la estética así como una clara disciplina filosófica.
  • El éxito de la humanidad radica en su producción cultural y artística.
  • Multisentido y policontextualidad como marco irrenunciable de la experiencia… estética.
  • Naturalismo estético; hay una continuidad entre la experiencia estética y los procesos normales de la vida. ¿Es esto populismo estético?
Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search