J. Dewey

 

JOHN DEWEY
(20 octubre 1859 – 1 junio 1952)

Larry A. Hickman
The Center for Dewey Studies, Southern Illinois University at Carbondale

Traducción de Constanza Ruiz Danegger

 

Nació en Burlington, Vermont (USA). Sus padres fueron Archibald Sprague Dewey, comerciante, y Lucina Artemisia Rich. En su niñez y adolescencia influyeron tanto el estricto calvinismo de su madre y el gusto de su padre por la literatura británica, como su contacto con amigos de su familia en la Universidad de Vermont. Su incorporación a la Universidad en 1875 le hizo conocer la teoría evolucionista de Darwin y la filosofía especulativa y social que enseñaba Henry A. P. Torrey. Fuera de las clases Dewey se volvió un ávido lector de periódicos progresistas, cuyos colaboradores proponían diferentes versiones del evolucionismo, el positivismo y el agnosticismo. Después de graduarse en 1879 estuvo indeciso acerca de su profesión; enseñó por un tiempo en una escuela secundaria y con la ayuda de un pariente consiguió un trabajo en Oil City, Pennsylvania. En 1881 dejó Oil City para enseñar en una pequeña escuela cerca de Burlington, con el objeto de poder continuar estudiando filosofía con Torrey.

Animado por la publicación de un ensayo suyo en el Journal of Speculative Philosophy en abril de 1882 y por el apoyo de Torrey, Dewey se inscribió en 1882 en la Johns Hopkins University. Estudió lógica con Charles S. Peirce y psicología experimental con G. Stanley Hall, pero fue George Sylvester Morris quien tuvo una mayor influencia inmediata en su desarrollo. Dewey más tarde declaró que el idealismo neo-hegeliano de Morris le ayudó a resolver los “dualismos” de la cultura de Nueva Inglaterra. Dewey obtuvo el doctorado en 1884 y fue contratado pronto como instructor en la Universidad de Michigan por Morris, que el año anterior se había incorporado como profesor de tiempo completo en aquella universidad.

Mientras permaneció en la Universidad de Michigan, Dewey publicó dos ensayos en la revista británica Mind en 1886 y su primer libro importante, Psychology (1887), logrando una reputación internacional. En estos trabajos trató de unir en un solo sistema el neo-hegelianismo de Morris y la psicología experimental de Hall, o, como expresó el propio Dewey, trató de identificar la psicología con el “método filosófico”. Durante estos años evolucionó hacia una posición religiosa más liberal, así como hacia lo que luego llamaría “instrumentalismo”: la concepción de que las ideas son herramientas para resolver y reconstruir situaciones problemáticas. El segundo libro importante de Dewey fue la crítica de Leibniz New Essays Concerning the Human Understanding de 1888.

Entre sus estudiantes durante sus primeros años en Michigan se encontraba Harriet Alice Chipman, una sensible y enérgica mujer cuyo interés por los asuntos públicos influyó decisivamente en Dewey. Se casaron el 28 de julio de 1886 y tuvieron siete hijos.

En 1888 Dewey dejó Michigan al aceptar la cátedra de filosofía en la Universidad de Minnesotta. Pocos meses después, sin embargo, Morris murió súbitamente, y Dewey fue convocado a Michigan para asumir la dirección del departamento. Allí escribió Outlines of a Critical Theory of Ethics (1891) y The Study of Ethics: A Syllabus (1894), obras que revelan varias transformaciones importantes en el pensamiento de Dewey. Abandonó la noción hegeliana de un espíritu absoluto super-consciente y aceptó la caracterización de William James del ser humano como un organismo biológico en un entorno concreto, un yo (self) responsable que observa, juzga y hace. Consecuentemente, Dewey se convenció de que la escisión en la teoría ética postulada por David Hume y otros entre el “es” (is) y el “debe” (ought) carecía de justificación y que la ética podría basarse en un método científico. El “debe”, escribió en su ensayo “Moral Theory and Practice” (1891), es en sí mismo un “es”: el “es” de la acción. También comenzó a sostener que la metafísica había “tenido su día”; esto es, que era posible una ciencia de “las verdades prácticas y directas” sin metafísica.

En 1894 Dewey aceptó un puesto en la Universidad de Chicago como jefe del departamento de filosofía, que incluía psicología y pedagogía. Bajo su impulso, la pedagogía se desagregó como departamento de educación, del que también fue nombrado director. Una de las más importantes publicaciones de Dewey durante su década en Chicago fue “The Reflex Arc Concept in Psychology” (1896), en el que ataca la base de la psicología de estímulo-respuesta y ofrece un modelo más complejo, según el cual un organismo interactúa con su entorno por medio de la selección y el condicionamiento de sus propios estímulos. En 1942 este ensayo fue elegido como la mayor contribución a Psychological Review durante los primeros cincuenta años de la revista. Dewey fue presidente de la American Psychological Association en 1899-1900.

El agitado ambiente social de Chicago durante estos años alteró profundamente sus opiniones políticas. Aunque consideraba que la atmósfera de la Universidad era indebidamente represiva, Dewey evitaba la confrontación con la administración y animaba a sus colegas a hacer lo mismo. Sin embargo, su correspondencia privada durante este periodo revela su creciente progresismo social. Dewey participaba en las actividades de Hull House, dirigida por Jane Addams[1].

El compromiso social de Dewey también se expresaba en su progresivo compromiso con la reforma pedagógica. Su School and Society (1899) y la Universitary Elementary School (también llamada The Dewey School y The Laboratory School) que fundó en 1896, buscó un lugar intermedio entre dos escuelas de pedagogía en conflicto. En un extremo, el punto de vista “centrado en el curriculum” promovido por William Torrey Harris, Comisionado de Educación de los Estados Unidos, sostenía que los niños deberían ser instruidos en la sabiduría acumulada por la humanidad. En el otro, el punto de vista “centrado en el niño” sostenido por G. Stanley Hall argumentaba que el contenido es secundario con respecto a la expresión natural de los impulsos del niño. Dewey mantenía que estos puntos de vista conflictivos presentaban una dicotomía artificial e innecesaria: el objetivo de la pedagogía debía ser el asociar los impulsos y los contenidos y buscar los modos de someter las ideas a la prueba de la experiencia concreta. Dewey buscaba desarrollar una pedagogía que tuviera en cuenta la creciente industrialización y urbanización norteamericanas y que pusiera la práctica educacional en el contexto de una comprensión más amplia de la democracia. En Experience and Education (1938), por ejemplo, defendió que la educación debería adaptarse tanto a los estadios evolutivos del niño como al entorno del niño fuera de la clase. Su método de abstraer los mejores elementos de los puntos de vista opuestos y reconstruir a partir de ellos nuevas alternativas se convirtió en el sello distintivo de todo el trabajo de su vida.

Los años de Chicago de Dewey fueron notables también para su trabajo en lógica, y culminaron con la publicación, con varios colegas, de Studies in Logical Theory (1903). En este trabajo Dewey articuló para la lógica un instrumentalismo funcional similar al que William James había desarrollado para la psicología.

Las crecientes diferencias entre Dewey y el presidente de la Universidad de Chicago, William Rainey Harper, culminaron en 1904 con la suspensión del nombramiento de Alice Dewey como directora de la Laboratory School. El matrimonio Dewey renunció, y James M. Cattell, amigo de John Dewey, de la Universidad de Columbia, se movió rápidamente para asegurar sus servicios. En febrero de 1905 Dewey asumió el cargo de profesor de filosofía, con un nombramiento anejo en el Teachers College, la escuela de educación de la Universidad de Columbia en Nueva York. Dewey tuvo estos nombramientos hasta 1930, año en el que pasaría a ser Profesor Emérito de Filosofía con sueldo completo.

La filosofía profesional durante la primera década de Dewey en Columbia estaba enredada en debates entre posiciones realistas, que por lo general sostenían que las cosas son como son, independientemente de lo que la mente conoce, e idealistas, que mantenían que la mente constituye la realidad. De un modo muy característico suyo, el instrumentalismo de Dewey encontró una vía intermedia. Defendía que los organismos humanos interactúan con las facilidades y dificultades reales de entornos vivos y que construyen herramientas y artefactos de muchos tipos, incluido los conceptuales, en una modificación continua y reconstitución de la “realidad”. “Los hechos”, defendía Dewey, no son ni los entes incondicionados de los realistas ni están totalmente construidos como los de los idealistas. Son siempre, en cambio, “los hechos del caso”, es decir los hechos de y para un organismo, situado dentro de un entorno y acomodándose continuamente a él por medio de la producción de nuevos resultados. En estos temas Dewey se anticipó en unos cuarenta años al trabajo de Ludwig Wittgenstein. El instrumentalismo de Dewey se desarrolló más en Ethics (1908), que escribió con James H. Tufts, el primer texto sobre la materia que incluye discusiones sobre problemas sociales vigentes, y How We Think (1910), libro que se volvió inmediatamente un clásico en la literatura educacional. El interés de Dewey por la transacción entre un organismo con su entorno estuvo presente de modo sobresaliente durante el trabajo de toda su vida, conformando el tema central del que quizás sea su último trabajo principal, Knowing and Known (1949), escrito en colaboración con Arthur F. Bentley.

El trabajo pionero de Dewey y su creciente influjo llevaron a su elección para la presidencia de la American Philosophical Association entre 1905-1906 y la vicepresidencia de la American Association for the Advancement of Science en 1909. Sus actividades políticas durante este periodo incluyeron su participación en la formación de los sindicatos de docentes, en la colonia de Henry Street en el Lower East Side de Manhattan[2], y en el movimiento por el sufragio femenino.

Dewey reaccionó ante las tensiones profesionales, nacionales e internacionales de los años de la Primera Guerra Mundial, intensificando sus actividades políticas. Su apoyo a la intervención de los Estados Unidos en la guerra como medio para obtener una paz duradera precipitó su ruptura con algunos de sus más fervientes discípulos, incluyendo a Rudolph S. Bourne. Pero su apoyo a la guerra estuvo unido a una incondicional defensa del disenso pacífico y de la libertad académica. Estuvo entre los fundadores de The Teachers League of New York (1913), The American Association of University Professors (1915) y The American Civil Liberties Union (1920), y fue un colaborador habitual de New Republic.

Durante los años de la guerra Dewey desarrolló todavía más su instrumentalismo. En su Essays in Experimental Logic (1916), caracterizó la adquisición de conocimiento como un tipo de actividad tecnológica análoga a la producción en ámbitos más claramente industriales. En Democracy and Education (1916), identificó la educación con el crecimiento y el desarrollo de hábitos que permiten el control del entorno para propósitos humanos. En cuanto tal, defendía, la educación “no tiene un fin fuera de sí misma”. Se ausentó de Columbia entre 1918 y 1921, y dio clases en las Universidades de California y Stanford, y luego en la Universidad Imperial de Tokyo y en las universidades nacionales de Pekín y Nanking. De vuelta en Columbia, publicó Human Nature and Conduct (1922), en donde rechaza la visión de la naturaleza humana como expresión del instinto y ofrece en cambio un análisis del impulso humano, del hábito y de la inteligencia que establece unas bases empíricas y naturalistas de la conducta moral. Este trabajo fue bien acogido, y en 1944 fue reimpreso en una edición de bolsillo para uso del personal militar.

Dewey pronunció la primera serie de las Paul Carus Lectures en 1922. Ésta fue la base de Experience and Nature (1925), que es considerada generalmente como su obra más importante. Aunque extendió y refinó su instrumentalismo, este trabajo reveló al mismo tiempo que el énfasis de Dewey había cambiado, desde la consideración de los factores biológicos y psicológicos a los antropológicos e históricos. También se adentró por primera vez en un tratamiento detallado de la teoría estética. Finalmente, en un giro que dejó perplejos a muchos críticos, buscó una reconstrucción de la metafísica, a la que consideraba como “una enunciación de los rasgos genéricos manifestados por los existentes de todo tipo, sin tener en cuenta su diferenciación entre lo físico y lo mental”, y como un “mapa básico del territorio del criticismo”. En la década siguiente Dewey volvió a interesarse por las cuestiones políticas y sociales. Publicó ensayos apoyando las reformas socialistas de las que había sido testigo en México durante el verano de 1926, cuando dio clases en la Universidad Nacional Autónoma de México. En The Public and Its Problems (1927) se lamentó por la desaparición de lo “público” como espacio del discurso y de prueba de las ideas, y defendió que la investigación social debía ser restablecida sobre una base científica. Su incansable actividad profesional continuó a pesar de la muerte de Alice Dewey en 1927. En el verano de 1928 visitó escuelas en la Unión Soviética, como parte de una delegación extraoficial de educadores norteamericanos. Sus informes, por lo general favorables, publicados en New Republic, incluían una llamada al gobierno para el reconocimiento de la Unión Soviética; los grupos conservadores respondieron entonces acusándolo como “comunista”.

En 1929 Dewey publicó The Quest for Certainly, donde replanteó su instrumentalismo en términos de lo que se conoció como “operacionalismo”, desarrollado por el físico Percy W. Bridgman y otros autores. Dewey defendía que, mientras la filosofía tradicionalmente había tenido como objetivo llegar a la certeza, el valor real de las ideas está determinado por sus resultados, que se basan, a su vez, en continuas pruebas experimentales. Algunos de los críticos de este libro acusaron a Dewey de “cientismo”, esto es, de sostener que la ciencia es la prueba de toda experiencia. A pesar de esta crítica, Dewey mantuvo su fe en la posibilidad de que la ciencia y la tecnología podrían mejorar la sociedad. En Individualism, Old and New (1930) defendió que mientras la rápida industrialización había alienado a muchos hombres y mujeres, la tecnología adecuadamente asumida en las instituciones sociales, podría liberar energías personales y a la vez inspirar actividades beneficiosas.

Continuaron sus ataques al pensamiento dualista, pero en otra línea diferente. En 1930 Dewey escribió que estaba ansioso por “meterse en un campo que no había tratado sistemáticamente, y el arte y la estética vinieron a mí”. En Art as Experience (1934), resultado de las William James Lectures que había dado en la Universidad de Harvard, defendió que los medios y los fines cooperan en una experiencia que sea verdaderamente estética. Cuando la investigación en las artes es exitosa, las distinciones entre las “bellas artes” y las artes “útiles” se allanan. La “obra” de arte incluye no sólo el objeto artístico, sino también su producción y apreciación. Del mismo modo, mantenía, el desarrollo de la apreciación estética es un tipo de actividad productiva. Los idealistas neo-hegelianos aplaudieron Art as Experience, y los pragmatistas reconocieron su conmoción por lo que ambos consideraron un regreso de Dewey al idealismo. Dewey, sin embargo, consideró su trabajo como un desarrollo ulterior de su instrumentalismo.

Dewey retornó a un tema familiar en A Common Faith (1934), orientándose hacia la filosofía de la religión. Propuso que aunque el término “religión” se refiere en el mejor de los casos a prácticas culturales comúnmente contradictorias, las cualidades “religiosas” de la experiencia pueden sin embargo servir como base para una fe “común”, capaz de superar las divisiones de clase, raza y secta, y de tener en cuenta las demandas de la vida en las sociedades científico-tecnológicas.

Liberation and Social Action (1935) fue en parte una respuesta a Reinhold Niebuhr, cuyo libro Moral Man and Immoral Society (1932) había atacado a Dewey por poner demasiada fe en la tecnología científica para reformar la sociedad. Niebuhr había defendido que la reforma tendría lugar sólo a través de un conflicto social basado en la “absolutización de un principio moral”, como llamó al amor cristiano, y cuyos instrumentos primarios debían ser dogmas potentes y grandes simplificaciones populares. En su respuesta, Dewey trazó la historia del liberalismo desde el sigo XVII y expresó una invitación a reformarlo radicalmente. El necesario liberalismo, defendió, debería revisar las instituciones anticuadas, reorganizar la acción común y aplicar métodos científicos dentro de la esfera política.

Aunque demostró su profunda preocupación por la suerte de los intelectuales que habían huido del fascismo participando en la formación de una “Universidad en el exilio”, bajo los auspicios de The New School for Social Research, Dewey se opuso a la intervención de los Estados Unidos en el agravamiento de los conflictos en Europa y Asia. En 1937 Dewey presidió una comisión para examinar los cargos acumulados contra León Trotsky durante los “Juicios de Moscú” de 1936-1937. Pese a su avanzada edad se trasladó a la ciudad de México, donde Trotsky vivía exilado, para presidir una serie de audiencias. Después de numerosas entrevistas y un extenso examen de la evidencia la comisión declaró que Trotsky no era culpable de los cargos de los que había sido acusado en Moscú. El papel de Dewey en el trabajo de la comisión llevó a los comunistas norteamericanos a denunciarlo como “fascista”. A pesar de su oposición a la intervención de los Estados Unidos en Europa en la década de los 30, Dewey se opuso activamente a las organizaciones conservadoras en sus intentos de limitar la libertad académica y exigir a los profesores que prestaran juramentos de lealtad. También desaprobó la instrucción religiosa en las escuelas públicas.

Dewey continuó refinando su versión de la teoría pragmática de la verdad y las bases lógicas de su instrumentalismo. En 1938 publicó uno de sus trabajos menos comprendidos, Logic: The Theory of the Inquiry. A pesar de la creciente popularidad del enfoque formal de la lógica, orientado hacia las proposiciones atomísticas con definibles valores de verdad, Dewey defendió la idea de que tal aproximación a la investigación no podía reflejar la riqueza de la experiencia. La verdad, decía, es mucho más compleja que la cuestión de la correspondencia entre proposiciones y hechos; es “asertabilidad garantizada” (“warranted assertibility“).

Entre las publicaciones de Dewey de 1939, Theory and Valuation y Freedom and Culture reflejan su continuado interés por la crítica social. Después de los hechos que siguieron a la invasión de Polonia por Hitler en 1939, Dewey abandonó su anterior defensa de la neutralidad, en la que había advertido de la creciente influencia de la “autocracia semi-militar, semi-financiera”. Apoyó la Lend-Lease Bill[3] en 1940, y la entrada en la guerra en diciembre de 1941. Con Sidney Hook y otros, Dewey formó en 1939 el Commitee for Cultural Freedom, con el propósito de “exponer la represión de la libertad intelectual”. Como el comité condenó prácticas tanto de la Unión Soviética como de Alemania, Italia, Japón y España, Dewey, una vez más, fue blanco de los comunistas. Como presidente del comité, Dewey apoyó a Bertrand Russell cuando se le rescindió su nombramiento en el City College de New York en 1940, bajo los acusaciones de ateo e inmoral.

En 1939 se retiró de Columbia, pero su activismo social no disminuyó. Respondió con vigor a los ataques promovidos contra su teoría educacional por partidarios del enfoque tradicionalista de “los grandes libros”, conducido por Robert M. Hutchins y Mortimer Adler. También se opuso cuando advirtió intentos de Nicholas Murray Butler, Presidente de Columbia, por frenar la libertad académica durante la guerra. Preocupado por las alabanzas oficiales de los Estados Unidos hacia la Unión Soviética, Dewey advirtió acerca de los peligros de una aceptación acrítica de la represión de Joseph Stalin. Después de la guerra, sin embargo, se opuso a que se prohibiera a los miembros del Partido Comunista enseñar en las universidades, y deploró las “histéricas” actividades de The House Commitee on Un-American Activities.

En 1946 Dewey contrajo matrimonio con Roberta Lowitz Grant, de cuarenta y dos años, viuda del ingeniero Robert Grant. Dewey había conocido al padre de Roberta, profesor, en los primeros años del siglo. El matrimonio adoptó dos niños pequeños. El nonagésimo cumpleaños de Dewey fue largamente celebrado por la prensa, por numerosas conferencias académicas que tuvieron como tema sus trabajos y por festejos oficiales en New York y Burlington, Vermont. Durante los últimos años de su vida Dewey continuó su dilatada y regular práctica de la correspondencia, especialmente con su colaborador Arthur F. Bentley. También comenzó a trabajar en una nueva edición de Experience and Nature.

Dewey murió en su casa de New York. La urna que contiene sus cenizas fue enterrada en un monumento a su memoria en la Universidad de Vermont, en octubre de 1972. En 1968 el correo postal de USA emitió una estampilla de 30 centavos con su imagen, y en 1971 Grenada lo honró con una estampilla de veinticinco centavos. En noviembre de 1991 el astronauta Story Musgrave honró a Dewey al llevar consigo al espacio un ejemplar de Experience and Education.

Es casi imposible infravalorar la influencia de Dewey en la vida de los Estados Unidos de América. Durante su su vida lideró la teoría educacional de su país, y su trabajo continúa siendo fuente de luz para muchas reformas en este campo. Sus ideas sociales y políticas, especialmente su concepción radical de la democracia, continúan siendo atacadas por posiciones de derecha y de izquierda. Junto a Ludwig Wittgensein y Martin Heidegger, Dewey es ampliamente reconocido como uno de los tres filósofos más innovadores del siglo XX. Ha sido amado, honrado, vilipendiado y atacado como ningún otro filósofo en la historia de los Estados Unidos. A pesar de haber recibido muchísimos honores y premios, quizás el más apropiado es el que se le concedió en la década de los 30, cuando comenzó a ser conocido como “the America’s philosopher“, “el filósofo de América”.

Publicada en American National Biography, J. A. Garraty and M. C. Carnes, eds., vol. 6, 314-318. New York: Oxford University Press, 1999


 

Las cartas, artículos y recuerdos de Dewey están en el Center for Dewey Studies y en The Morris Library en la Universidad de Southern Illinois at Carbondale. La edición crítica de sus obras ha sido publicada por Southern Illinois University Press en tres partes: The Early Works: 1882-1898 (5 volúmenes, 1969-1972); The Middle Works: 1899-1924 (15 volúmenes, 1976-1983; y Later Works: 1925-1953 (17 volúmenes, 1981-1991). La correspondencia de Dewey con Arthur F. Bentley ha sido publicada por Sydney Ratner y Jules Altman con James E. Wheeler como John Dewey and Arthur F. Bentley: A Philosophical Correspondence 1932-1951 (1964). Guías sobre las obras de Dewey: Jo Ann Boydston, ed., Guide to Works of John Dewey; Boydston y Kathleen Poulos, Checklist of Writtings about John Dewey 1887-1977 (segunda edición, 1978); Robert L. Andresen, John Dewey: A Checklist of Translations 1900-1967 (1969). La biografía más conocida de Dewey es The Life and Mind of John Dewey, de George Dykhuizen (1973).

Antologías de obras de Dewey: Richard J. Bernstein, ed., On Experience, Nature, and Freedom (1960); John J. Mc Dermott, ed., The Philosophy of John Dewey (1973); James Gouinlock, ed., The Moral Writtings of John Dewey (1976).

Colecciones de ensayos sobre las obras de Dewey: Paul Arthur Schilpp y Lewis Edwin Hahn, eds., The Philosophy of John Dewey (segunda edición, 1989); Steven Cahn, ed., New Studies in the Philosophy of John Dewey (1977); Sydney Morgenbesser, ed., Dewey and His Critics: Selections from the Journal of Philosophy (1977).

Obras modernas de interpretación: Thomas M. Alexander, John Dewey’s Theory of Art, Experience, and Nature: The Horizons of Feeling; Richard J. Bernstein, John Dewey (1966); Raymond D. Boisvert, Dewey’s Metaphysics (1988); Neil Coughlan, Young John Dewey: An Essay in American Intellectual History (1975); James Gouinlock, John Dewey’s Philosophy of Value (1972); Larry Hickman, John Dewey’s Pragmatic Technology (1990); Steven C. Rockefeller, John Dewey: Religious Faith and Democratic Humanism (1991); Ralph Sleeper, The Necesity of Pragmatism: John Dewey’s Conception of Philosophy (1986); J. H. Tiles, Dewey (1988); Robert B. Westbrook, John Dewey and American Democracy (1991); Tom Burke, Dewey’s New Logic: A Reply to Russell (1994).

 

NOTAS

1. Establecimiento fundado por Jane Addams y Ellen Gates Starr en Chicago, en 1889, en el que se realizaron múltiples actividades sociales y culturales. Con su vida y trabajo en Hull House, Jane Addams constituyó un símbolo de la lucha por los derechos cívicos y los esfuerzos por la paz y la libertad de su tiempo; se le concedió el Premio Nobel de la Paz en 1931. Ver http://www.uic.edu/jaddams/hull/hull_house.html. [Nota del T.]

2. Fundación de Lillian Wald (1893), dedicada al mejoramiento de las condiciones sanitarias de la población marginal de la ciudad de Nueva York. Ver http://www.lowermanhattan.info/history/didyouknow/lillian_ward__henry_52706.asp. [Nota del T.]

3. “Ley de Préstamo y Arriendo”. La Lend-Lease Bill fue un decreto del Presidente Roosevelt por el cual USA dio apoyo económico a los Aliados, y que involucró directamente al país en la Segunda Guerra Mundial. Ver http://memory.loc.gov/ammem/today/oct23.html. [Nota del T.]
Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search